Radio Bamba

Los ganadores y perdedores de la audiencia de Comey Featured

09 Jun 2017
18 times
 James Comey parecía listo para todas las preguntas que le hacían. James Comey parecía listo para todas las preguntas que le hacían.

En el testimonio de más alto perfil en el Congreso en décadas, el despedido director del FBI James Comey pasó casi tres horas detallando sus interacciones con el presidente Donald Trump, una relación forzada e incómoda definida, según Comey, por una serie de mentiras dichas sobre él por Trump.

Hemos cubierto en vivo en un blog todo el testimonio en esta dirección. Y yo escribí un análisis del debate sobre si Trump es un mentiroso, como dice Comey, aquí. Pero también realicé una serie de notas sobre lo bueno, lo malo y lo simplemente extraño (John McCain te estoy viendo directamente) sobre el testimonio de Comey frente al Comité de Inteligencia del Senado.

Lo mejor y lo peor está a continuación:

Ganadores
James Comey: Se notaba que el exdirector del FBI había hecho esto antes y se había preparado incansablemente para la audiencia de hoy. Él estaba relajado, o tan relajado como podrías estar en esa situación, y discreto. Él era un personaje “Sólo los hechos, Señora” según el manual que vemos en las películas.

Él parecía completamente listo para todas las preguntas que le hicieron. Y si bien hizo la vida de Trump, y de los republicanos por extensión, mucho más difícil, también dio a los republicanos algo de qué agarrarse con su descripción de la insistencia de la exfiscal general Loretta Lynch de llamar a la investigación de los correos de Clinton un “asunto”. (Más sobre ello a continuación). Si odiabas a Comey al entrar a esta audiencia, tus sentimientos se quedaron igual.

Richard Burr/Mark Warner: Ser bipartidista es algo muy extraño de encontrar estos días en Washington (o en cualquier lugar). Pero, Burr, el presidente republicano del Comité de Inteligencia y Warner, el vicepresidente demócrata, realizaron una audiencia que fue la epitome de lo que la gente quiere de su gobierno: preguntas buenas y difíciles de los legisladores de ambos bandos a un exfuncionario público. Escuchar sus discursos de apertura y cierre y las preguntas realizadas en medio, causaría dificultad al tratar de descubrir cuál de los dos es republicano y cuál es demócrata. Además, como un extra para gente como yo que tiene que escribir sobre estas cosas, ¡la audiencia comenzó a tiempo y terminó temprano!

 

 

Angus King: El senador por Maine no es tan conocido para la gente fuera de su estado, donde pasó ocho años como gobernador antes de llegar a Washington en 2013. Esta audiencia debería cambiar eso. King fue el mejor cuestionador de Comey de ambos partidos. Solicitó repetidamente respuestas sustanciales e informativas sobre las reuniones con Trump y, según mi conteo, aseguró en tres ocasiones que Trump no dijo la verdad sobre ellas.

Daniel Richman: Comey dijo que, tras escuchar sobre el tuit de Trump de la posible existencia de grabaciones de sus conversaciones, él contactó a un viejo amigo de la Escuela de Leyes Columbia para asegurarse de que las notas de sus conversaciones con Trump habían sido filtradas y, Comey esperó, desencadenara el nombramiento de un consejo especial.

¿El profesor de Columbia? Daniel Richman. Y, claro, el sitio web de la Escuela de Leyes Columbia colapsó casi tan pronto como Comey lo mencionó. ¡Felicidades, Daniel Richman! ¡Oficialmente eres el profesor de leyes más famoso del país! (Por hoy, al menos).

“No fuzz” ("Sin problemas"): Antes de ayer, nunca, jamás, había escuchado esta frase. Pero claramente es una de las favoritas de Comey, pues la usó al menos dos veces para asegurarse que el punto había quedado muy claro. Escribí “no fuzz” en Google. Aparentemente no es una frase muy común, ¡pero sí es una banda!

Thomas Becket: Comey y Angus King encontraron un punto en común en una frase famosa de Enrique II sobre Becket, quien era entonces arzobispo de Canterbury: “¿Nadie me librará de este sacerdote turbulento?” Becket fue asesinado por los hombres de Enrique poco después. (Comey estaba comparando la situación a la “esperanza” de Trump que el director del FBI pudiera encontrar una manera de dejar la investigación sobre el exdirector de seguridad nacional Michael Flynn). Por supuesto, Becket terminó muerto así que quizás no es un “ganador” en el sentido tradicional. Pero después fue venerado como santo, así que por lo menos tiene algo.

Perdedores
Donald Trump: ¿La buena noticia para Trump? Hablando legalmente podría ser difícil comprobar la obstrucción de justicia, pues como señalaron varios senadores republicanos durante el testimonio de Comey, decir que “espera” que se desestime una investigación y de hecho decirle al director del FBI que retire la investigación no es la misma cosa.

Comey presentó repetidamente a Trump como un mentiroso, insistiendo en que un número de afirmaciones realizadas por el presidente sobre sus interacciones eran completamente falsas. Él también dijo que, sin equivocación, que Trump dijera que esperaba que Comey pudiera encontrar una manera de terminar con la investigación sobre Flynn podría significar una “directiva” del presidente de Estados Unidos. No hay una pistola humeante aquí. Pero, si esta investigación finalmente se reduce a la palabra de Comey contra la de Trump, el director del FBI ayudó a su credibilidad el jueves, lo que significa que la de Trump recibió un golpe.

Jeff Sessions: Ha sido una semana difícil para el Fiscal General. Primero llegaron las historias de que había caído de la gracia de Trump e incluso se ofreció a renunciar a menos que el presidente le permitiera hacer su trabajo. Después llegó el testimonio de Comey. El exdirector del FBI dejó en claro que la reunión del 14 de febrero en la que Trump pidió a todos que lo dejaran solo con Comey, Sessions sabía que probablemente no debía irse, y permaneció. Luego está el relato de Comey sobre cuando le dijo a Sessions que Trump tenía que dejar de contactarlo, el fiscal general no dijo nada. (Comey, bajo presión, sugirió que Sessions podría haber hecho una seña de “¿qué puedo hacer?”). nada de esto hace ver bien a Sessions.

Loretta Lynch: ¡No es un buen día para los fiscales generales! Comey dijo que, durante la campaña de 2016 Lynch, que era en ese momento fiscal general, le pidió referirse a la investigación de los correos de Clinton como un “asunto” al hablar de ello públicamente. Comey añadió que él estaba consciente que “asunto” era la manera en que la campaña de Clinton estaba explicando la situación y ese hecho le preocupaba. Sí, claro.

John McCain: Qué-Fue- Eso. La línea de investigación de McCain -por qué Comey cerró la investigación del servidor de correos de Clinton, pero no la intervención de Rusia en las elecciones (creo)-hubiera sido extraña sin importar cuándo sucediera. Pero el que McCain fuera el último lo hizo peor/más extraño. He leído la transcripción de su cuestionario con Comey tres veces y aun no entiendo hacia dónde iba.

Artículo del New York Times: Comey dijo que la nota del Times, que afirma que “Los socios de Trump tuvieron contacto repetido con funcionarios de inteligencia senior de Rusia en el año previo a la elección”, era casi completamente errónea. Él, sin embargo, no detalló los motivos. Aun así, no es genial.

 

Rate this item
(0 votes)
Redacción

La libertad de expresión, en todas sus formas y manifestaciones, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas. Es, además, un requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.

 

Website: www.ecatepecradio.com