Animales de exhibición; esclavos de la diversión

23 Jul 2018
55 times

Detrás de todo animal involucrado en la dinámica turística hay maltrato que implica encierro, condicionamiento de alimentos, sobrealimentación y actos de violencia por lo que es necesario dejar de considerarlo como algo normal, pues los animales sufren, señaló el investigador del Instituto de Geografía de la UNAM, Álvaro López.

“En zoológicos, acuarios, ferias turísticas, lugares de recreación y corridas de toros, por mencionar algunos sitios que atraen visitantes está presente el abuso de diferentes especies”, puntualizó.

López explicó que al igual que los humanos, los animales cuentan con un sistema nervioso central y por lo tanto experimentan dolor y bienestar; por ello, se debe cambiar el paradigma sobre prácticas que los involucran para atraer visitantes.

 

Maltrato por cautiverio en zoológicos y acuarios

El Investigador detalló que son los zoológicos los lugares de confinamiento donde los animales sufren el mayor nivel de violencia, a pesar de los falsos argumentos de protección y bienestar animal.

“Bajo el argumento de la protección y para evitar la extinción de ciertas especies, los mantienen confinados en espacios reducidos que no corresponden a su hábitat natural”.

Otro de los lugares donde sufren más los animales, son en el interior de los acuarios y parques de diversiones, ya que en estos lugares; delfines, ballenas y focas viven en cautiverio y son condicionados para ser parte del espectáculo.

“En la naturaleza hacen recorridos muy largos y mantenerlos en espacios cerrados les causa daños permanentes, adiestrarlos implica el condicionamiento de sus alimentos, que se traduce en un maltrato cotidiano”, explicó.

Carrusel de ponis

El investigador de la UNAM resaltó que no debemos valorar los recursos naturales en función de las necesidades humanas, porque poseen un valor por sí mismos; sobre todo, los animales, tienen necesidades y derecho a vivir con bienestar y sin sufrimiento.

Ejemplificó el caso de los carruseles con ponis en las fiestas patronales de los pueblos, en el que son amarrados uno tras el otro para girar en varias ocasiones para el disfrute de los asistentes.

“Es común el uso de ponis como carruseles y los tienen dando vueltas todo el día para divertir a los niños”, lamentó.

 

Rate this item
(0 votes)
Redacción

La libertad de expresión, en todas sus formas y manifestaciones, es un derecho fundamental e inalienable, inherente a todas las personas. Es, además, un requisito indispensable para la existencia misma de una sociedad democrática.

 

Website: www.ecatepecradio.com

Galeana #33, San Cristóbal centro, Ecatepec, Estado de México